CAEN, ADORANDOLO

Adoración de los Reyes Magos

Los Tres Reyes Magos representan la manifestación de Jesucristo, Dios y Señor de todos los hombres, a todas las razas.  Por eso la fiesta que recuerda la visita de los Reyes al Dios-Hombre, al Rey de Reyes, se denomina “Epifanía”, que significa “manifestación”.

La importancia de esta festividad va mucho más allá de lo pintoresco y atractivo de esta historia que recoge el Evangelio de San Mateo.

Dios-Padre ha inscrito en el corazón de todos los seres humanos el deseo de buscarle.  Y Dios responde a ese anhelo que hay en cada uno de nosotros sus creaturas.  Y responde, mostrándonos cómo es El y cuál es el camino para llegar a El, con Su Hijo Jesucristo, que se hace hombre, y nace y vive en nuestro mundo en un momento dado de nuestra historia. (cfr. Juan Pablo II, En el umbral del Tercer Milenio).

Jesucristo es la respuesta de Dios a nuestra búsqueda de El. Es el Salvador del género humano.  Es el “Rey de Reyes”.Es el Dios humanado, el Dios-Hombre.

Eso lo supieron los Reyes que vinieron de oriente hacia Belén, buscándolo.  Dios se les reveló de alguna manera para estimularlos a realizar un largo viaje, no exento de muchas dificultades, cada uno desde su sitio de origen.  Ellos habían recibido una inspiración del Señor que los impulsaba a buscar a ese “Rey” que era mucho más que ellos, ya que Su Reino era mucho mayor que todos los reinos de la tierra.

Recibieron una llamada divina para ponerse en marcha y luego la Estrella del Señor los guiaba por el camino hacia Belén.  Por eso dicen los Reyes:  “Hemos visto Su Estrella en Oriente y venimos a adorarlo” (Mt. 2, 2).

En efecto, después de muchas vicisitudes, llegaron “al lugar donde estaba el Niño”.  Allí volvieron a ver “la Estrella y se llenaron de inmensa alegría” (Mt. 2,10).

“Vieron al Niño que estaba con María Su Madre y postrándose, le adoraron” (Mt. 2, 11).  Es decir, al llegar ante la presencia de Dios-hecho-Hombre, caen postrados ante tal majestad y grandeza.   Caen, adorándolo.

Magos para la época de Jesús no eran los que hacían magia, sino los que estudiaban los astros y otras ciencias.  Los Reyes Magos, guiados por las maravillas de la naturaleza, los descubrimientos de la ciencia y la iluminación de las escrituras divinas, encontraron al Rey de los Judíos, al Mesías esperado.  La ciencia no puede estar en contradicción con la verdad.  Por eso los Reyes Magos encontraron la Verdad que buscaban a través de la ciencia, iluminados por las Sagradas Escrituras y siguiendo la guía divina hacia Belén.

Esta breve historia del Evangelio nos muestra que Dios se revela a toda raza, pueblo y nación.  Se revela en Jesucristo, Dios Vivo y Verdadero, ante Quien no podemos más que postrarnos y adorarlo.

La historia de los Reyes de Oriente nos muestra cómo Dios llama a cada persona de diferentes maneras, sea cual fuere su origen o su raza, su pueblo o su nación, su creencia o convicción.  El toca nuestros corazones para que lo reconozcamos en Jesucristo como nuestro Señor, nuestro Dueño, nuestro Rey.

Como a los Tres Reyes, Dios nos llama, nos inspira para que le busquemos, se revela a nosotros en Jesucristo.  Y nuestra respuesta no puede ser otra que la de los Reyes:  buscarlo, seguir Su Camino, postrarnos y adorarlo, ofreciéndole nuestra entrega a El, nuestra oración y nuestros trabajos.

  icono buenanueva

imprimirWord
icono homilia