bibliaheadterceranio

LECCION # 17

SUBLEVACION de los MACABEOS
Macabeos 1 y 2

Martirio Macabeos

Los Judíos que regresaron del Exilio en 538, 525-457, 444 aC. vivieron en paz en su tierra durante unos 200 años.

Alejando Magno, rey de Macedonia, destruyó el Imperio Persa en 334 aC, pero esta paz no fue interrumpida en el tiempo de Alejandro Magno, pues éste fue muy condescendiente con los judíos.

Mapa del Imperio de Alejandro Magno
Mapa Imperio Alejandro Magno


1.     
¿Qué Profetas hay en esta época?

Dios no envía más profetas después de 400 aC. 

Malaquías es el último profeta que aparece en los libros del Antiguo Testamento.  Este anunció a San Juan Bautista como Elías.


Malaquías, el último profeta

También censuró a los que se salían de la observancia de la Ley e hizo además esta acusación seria contra los Sacerdotes:

Mal 1:
      10.    ¿Quién de ustedes cerrará las puertas del templo para que no vengan más ustedes a encender mi altar inútilmente? Pues ustedes ahora sólo me molestan, les dice Yavé de los Ejércitos, y me desagradan totalmente sus ofrendas.  

Enseguida de este reproche a los Sacerdotes, anuncia algo muy importante:  es un vaticinio de lo que será después el Santo Sacrifico de la Misa.

Mal 1:
     
11.    Desde donde sale el sol hasta el ocaso, en cambio, todas las naciones me respetan y en todo el mundo se ofrece a mi Nombre tanto el humo del incienso como una ofrenda pura. Porque mi Nombre es grande en las mismas naciones paganas, dice Yavé de los ejércitos.


2.     ¿Qué significa este pasaje?

Dios anunciaba que muchas naciones, no sólo Israel, lo adorarían.  El sacrificio sería ofrecido, no en un solo lugar, como con los judíos, sino en todos los lugares.  La Santa Misa fue instituida en la Ultima Cena, pero tiene lugar en todas las iglesias, templos y capillas del mundo entero.

Anunciaba que sería una ofrenda pura, un sacrificio sin mancha, que sustituiría los sacrificios de animales del Antiguo Testamento.  Bajo la forma de Pan y Vino, Jesús se hace presente y se da en la Sagrada Comunión.

Y la Iglesia recoge esta idea de la universalidad y de la ofrenda pura del Santo Sacrifico de la Misa con las mismas palabras de Malaquías en la Plegaria Eucarística III:  “Santo eres, en verdad, Padre, y con razón te alaban todas tus criaturas, ya que por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro, con la fuerza del Espíritu Santo, das vida y santificas todo, y congregas a tu pueblo sin cesar, para que ofrezca en tu honor un sacrificio sin mancha desde donde sale el sol hasta el ocaso”.


3.     ¿Qué  sucede  durante  y  después  de Alejandro Magno con los judíos?

Alejandro Magno fue un gran guerrero y conquistador que se adueñó de gran parte del mundo, casi llega a conquistar la India, pero muere antes por enfermedad. 

Alejandro  trató a los Judíos con magnanimidad y tenía respeto por su religión. Cuando murió Alejandro Magno, sus generales se dividieron el reino.


Mapa Imperios Selúcido y Tolomeico

Justamente 200 años aC Judea quedó en manos de Tolomeo, que reinaba en la parte de Egipto y gobernó a los Judíos durante 100 años. 

Tolomeo también fue muy benevolente con los judíos.  Hasta se interesó en sus Escrituras, tanto que pidió que se tradujeran al griego.  Es precisamente en este momento, durante el reinado de Tolomeo que se redacta el Canon de los 70. 


4.     ¿Por qué se llama el Canon de los 70?

Tolomeo le pidió al Sumo Sacerdote en Jerusalén esta traducción de las Escrituras al griego.  Fueron enviados a Alejandría, capital del Imperio Tolomeico, 70 sabios de las escrituras, bilingües en griego y arameo. 

Se sabe por historia que fueron puestos los 70 por separado para escribir una traducción.  Y, milagrosamente, salió una sola versión de los 70 escribas. 

Notemos cómo dos siglos antes de llegar el Mesías, Dios fue preparando a los paganos para su venida.


5.     ¿Qué otros escritos tenemos de esta época?

Eclesiástico o Sirácide también fue escrito en este tiempo.  Contiene máximas, consejos y enseñanzas escritas en 180 aC por un judío piadoso de nombre Jesús, hijo de Sirácides.   


6.      Ahora bien, si todo estaba tan bien ¿por qué de repente surge la revuelta de los Macabeos?

Porque en el 200 aC Judea cae en manos de los reyes de Siria, los selúcidos, sucesores también de Alejandro Magno, pero no como los Tolomeos, sino muy violentos y sanguinarios.

Mapa imperio Selúcido
Mapa Imperio Selúcido

El peor de estos reyes fue Antíoco Epifanes que invadió Jerusalén en 167 aC,  profanó el Templo de varias maneras (una de las cuales fue sacrificando cerdos en él) y montó una estatua del dios griego Zeus en el altar del Templo.


Profanación del Templo

Ya Alejandro Magno había iniciado una política de helenización (inculturación a todo lo griego en la totalidad del imperio), pero Antíoco la prosiguió con gran celo y violencia.

Se les prohibió a los Judíos practicar su religión.  No podían circuncidar a sus hijos, y a las madres de los que habían sido circuncidados las mataban y ahorcaban a sus hijos y a los familiares que habían realizado la circuncisión.

No podían observar las fiestas, ni ofrecer sacrificios al Verdadero Dios.

Tan estricta era esta política, que era una ofensa mayor y causa de muerte el tener las Escrituras. (!!!)

Surgen, entonces, verdaderos héroes mártires que se oponen a ser helenizados y a renegar de su fe y a romper la Alianza.


7.     ¿Qué cambio surge con relación al Sumo Sacerdote  durante  la  época  de  los Macabeos?

Antíoco Epifanes no respetó la visión religiosa de lo que significaba la función del Sumo Sacerdote.  Para él, la función que ejercía el Sumo Sacerdote era comparable a la de un gobernador de una zona, el cual podía ser designado o destituido como cualquier funcionario del poder político.

Recordemos que el Sacerdocio era ejercido sólo por los Levitas (de la Tribu de Leví) y de entre éstos el Sumo Sacerdote era descendiente de Aaron.  Y así lo consideraban los judíos cumplidores de la Ley esta función.

El último Sumo Sacerdote fue Onías.  Y su hermano Jason sobornó a Antíoco para que lo nombrara Sumo Sacerdote a él.  

Surgió, entonces, otro personaje, Menelao, que ni siquiera era Levita. Este sobornó por un precio más alto a Antíoco para que lo nombrara a él como Sumo Sacerdote para sustituir a Jasón. 

         Onías denuncia a Menelao por robo de vasos de oro del Templo.  Menelao manda a asesinar a Onías.  Jasón logra después sacar a Menelao y de nuevo asumir la función de Sumo Sacerdote.


8.
     ¿Dónde están recogidas las hazañas y los martirios de esta época?

         En Macabeos 1 y 2.  Lo curioso es que la ordenación cronológica de Mac 1 y 2 no es lógica.  Comienza primero Mac 2 por unos 12 capítulos y luego corre junto con Mac 1.


9.      ¿Cuál es el primer torturado y mártir que nos presenta Mac 2?

Un anciano de 99 años llamado Eleazar, a quien querían obligar a comer carne de cerdo.  Eleazar se opuso rotundamente y estuvo dispuesto a sufrir cualquier tortura con tal de no manchar su alma violando este mandato de Dios.

2ª Mac 6:
     
18.    Eleazar, uno de los principales maestros de la Ley, ya anciano y de noble aspecto, fue obligado, abriéndole la boca a la fuerza, a comer carne de cerdo.
      
19.    Pero él prefirió una muerte honrosa a una vida infame. Fue voluntariamente al sacrificio y lo golpearon hasta que murió.


El anciano Eleazar

Sucedió que algunos que le compadecían por su edad, le aconsejaron fingir que comía carne de cerdo comiendo cualquier otra carne permitida. 

Leer 2ª Macabeos 6, 23-28 y 31


10.     ¿Cómo se llama el pecado que hubiera cometido Eleazar al disimular que comía cerdo, aunque comiera otra cosa?

Es el pecado del mal ejemplo, llamado escándalo, pues puede inducir a otros al pecado.


11.
    ¿Y los que le aconsejaron el fingir comer cerdo cometieron pecado?

         Sí.  Porque, aunque estaban movidos por compasión por el anciano sufriente, nunca puede recomendarse el cometer un pecado para aliviar el sufrimiento.


12.     Y  nosotros… ¿estamos   dispuestos  al martirio si nos llegara el caso de apostatar contra Dios o contra la Iglesia? … Es para pensarlo…

Pedir el don de la fortaleza para ser fuertes ante el pecado, así la ocasión se presente en forma tan dramática y exigente.


13. 
    ¿Cuál es el otro pasaje del Libro de los Macabeos que es un ejemplo conocido de varios martirios dentro de una misma familia?

Antíoco Epifanes ordenó a una viuda, cuyo nombre no conocemos a que ella y sus siete hijos fueran llevados a su presencia para hacerlos comer carne prohibida.

El martirio de los Macabeos
La viuda y sus siete hijos ante Antíoco

Al oponerse todos, comenzaron por azotarlos.  El mayor de todos le dijo al rey que estaban dispuestos a morir y a no transgredir la ley de su Dios. 

Esto enfureció a Antíoco, quien ordenó que le fuera extraída la lengua al joven, le arrancaran la piel de su cabeza y sus manos y pies mutilados.  Y luego de sufrir estos horribles tormentos, fue quemado vivo delante de su madre y sus hermanos.

El maligno rey pensó que con este horror los demás hermanos escarmentarían y obedecerían.  Pero fue todo lo contrario. 

Cuando el segundo fue sometido a las mismas torturas, antes de morir dijo a Antíoco

2ª Mac 7:
      9.    En el momento de entregar el último suspiro dijo: «Asesino, nos quitas la presente vida, pero el Rey del mundo nos resucitará. Nos   dará  una  vida  eterna a nosotros que morimos por sus leyes.»

Luego vino el tercero:

      10.    Después de esto, castigaron al tercero. Presentó la lengua tan pronto como se lo mandaron, y extendió sus manos con intrepidez,
      
11.    tuvo además el valor de declarar: «De Dios he recibido estos miembros, pero por amor a sus leyes los desprecio, y de Dios espero recobrarlos.»
      
12.    El    propio   rey   y   su   corte   se conmovieron por el valor de ese joven que despreciaba sus sufrimientos.

El cuarto:

      13.    Una vez muerto éste, sometieron al cuarto a las mismas torturas.
      14.    A punto de expirar, se expresó así: «Más vale morir a manos de los hombres y aguardar las promesas de Dios que nos resucitará; tú, en cambio, no tendrás parte en la resurrección para la vida.»

El quinto:

      15.    Trajeron en seguida al quinto y lo torturaron.
      
16.    Pero él, fijando los ojos en el rey, le decía: «Aunque mortal, tienes la autoridad sobre los hombres y haces lo que quieres. Sin embargo, no pienses que nuestra raza esté abandonada por Dios.
      
17.    Espera un poco y verás su gran poder, cuando te atormente a ti y tus descendientes

El sexto:

      18.    Después de éste trajeron al sexto, quien dijo a punto de morir:   «No te equivoques. En verdad, es por causa de nosotros mismos que sufrimos todo esto, porque pecamos contra nuestro propio Dios; por eso nos han pasado cosas asombrosas.
     
19.    Pero tú no te imagines que vas a quedar impune después de haber hecho la guerra a Dios

La madre:

      20.    Por encima de todo se debe admirar y recordar a la madre de ellos, que vio morir a sus siete hijos en el espacio de un día. Lo soportó, sin embargo, e incluso con alegría, por la esperanza que ponía en el Señor. Llena de nobles sentimientos,
      
21.    animaba a cada uno de ellos en el idioma de sus padres. Estimulando con ardor varonil sus reflexiones de mujer, les decía:
     
22.    «No me explico cómo nacieron de mí; no fui yo la que les dio el aliento y la vida; no fui yo la que les ordenó los elementos de su cuerpo.
     
23.    Por eso, el Creador del mundo, que formó al hombre en el comienzo y dispuso las propiedades de cada naturaleza, les devolverá en su misericordia el aliento y la vida, ya que ustedes los desprecian ahora por amor a sus leyes.»

El último hermano:

      24.    Antíoco pensó que se burlaba de él y sospechó que eran palabras injuriosas. Mientras el menor seguía con vida, no sólo trató de ganarlo con palabras, sino que con juramentos le prometía hacerlo rico y feliz, con tal de que abandonara las tradiciones de sus padres; lo haría su amigo y le confiaría altos cargos.
      25.    Pero, como el joven no le hacía ningún caso, el rey mandó llamar a la madre y la invitó a que aconsejara a su hijo para salvar su vida.
      
26.    Después de pedírselo dos veces el rey, ella aceptó convencer a su hijo.
      
27.    Se inclinó sobre él y, burlándose del cruel tirano, le dijo en su lengua patria: «Hijo mío, ten compasión de mí, que durante nueve meses te llevé en mi seno y te he amamantado durante tres años, te crié y te eduqué hasta el día de hoy.
      
28.    Te pido, hijo mío, que mirando al cielo y a la tierra y a cuanto hay en ella, conozcas que de la nada hizo Dios todo esto y también el género humano fue hecho así.
    
  29.    No temas a ese verdugo, sino que, haciéndote digno de tus hermanos, recibe la muerte para que vuelva yo a encontrarte con tus hermanos en el tiempo de la misericordia.»
    
  30.    En cuanto ella terminó de hablar, el joven dijo: «¿Qué esperan? No obedezco las órdenes del rey sino los preceptos de la Ley dada a nuestros padres por Moisés.
    
  31.    Y tú, que has inventado tantos suplicios en contra de los hebreos, no escaparás de las manos de Dios.
 
   32.    Sepas que nosotros padecemos por nuestros pecados;
  
  33.    es verdad que nuestro Señor, que vive, está por breve tiempo enojado para castigarnos y corregirnos, pero de nuevo se reconciliará con sus siervos.
    34.    Y tú, el más criminal e impío de los hombres, no te pongas orgulloso, ni te dejes arrastrar por tus vanas esperanzas. No levantes tu mano contra los hijos del Cielo,
  
    35.    porque todavía no has escapado del juicio de Dios, que todo lo puede y todo lo ve
 
   36.    Ahora mis hermanos han terminado de sufrir un breve tormento por una vida que no se agotará; están ahora en la amistad de Dios. Tú, en cambio, sufrirás las penas merecidas por tu soberbia.
 
   37.    Yo con mis hermanos entrego mi cuerpo y mi vida por las leyes de mis padres, invocando a Dios para que pronto se apiade de nuestra raza, y tú, con tormentos y azotes, llegues a confesar que El es el único Dios.
    
  38.    Que en mí y en mis hermanos se detenga la cólera del Todopoderoso, que justamente descarga sobre toda nuestra raza.»
   
   39.    Muy enojado el rey, se enfureció contra éste más que contra los otros, muy molesto por sus sarcásticas burlas.
      
40.    Así murió también éste sin mancha, plenamente confiado en Dios.
      
41.    Después de todos sus hijos murió también la madre.
      
42.    Todo lo dicho sea bastante para tener noticias de lo acontecido en torno a los sacrificios paganos y de los suplicios que superaron toda imaginación.


14.     Aparte  de  la  muestra   de  valentía  y heroísmo, ¿qué otras  muestras dio esta familia durante este terrible episodio?

  1.      La fe en la resurrección y en qué consiste esta promesa de Dios:

El Rey del mundo nos resucitará”

“De Dios he recibido estos miembros,  y de Dios espero recobrarlos”

“El Creador del mundo, que formó al hombre en el comienzo les devolverá en su misericordia el aliento”

2.      La fe en la vida eterna y en el castigo eterno:

“Dios que nos resucitará; tú, en cambio, no tendrás parte en la resurrección para la vida”

3.      No aceptar soborno aún ante la muerte:

El Rey, no sólo trató de ganarlo con palabras, sino que con juramentos le prometía hacerlo rico y feliz

4.      Los jóvenes anuncian a Antíoco un final muy duro.  El menor muere invocando a Dios para que pronto se apiade de nuestra raza, y tú, con tormentos y azotes, llegues a confesar que El es el único Dios”.

Veremos más adelante cómo es el final de Antíoco Epifanes.


15.    
¿Todos los judíos fueron fieles?

Muchos lo fueron, pero otros apostataron.  Había unos judíos helenizados que habían construido un gimnasio y hasta se habían revertido la circuncisión, repudiando así la Alianza con Dios.


16.    ¿Qué sucedió después del episodio de la madre y los siete hermanos?

La persecución continuó cruel en toda Palestina.  Algunos se escondieron en las cuevas del desierto. Las patrullas del rey los encontraron un día sábado y, por no quebrantarlo luchando, unas mil personas se dejaron matar sin oponer resistencia.


17.
     ¿Quién surge para dirigir a los judíos contra los desmanes de Antíoco?

El sacerdote Matatías que vivía en Modín y tenía cinco hijos: Juan, Simón, Judas, Eleazar y Jónatan.

Matatías y sus hijos eran Sacerdotes, por lo que pertenecen a la Tribu de Levi, pero no se menciona en ningún lado que vinieran de la línea de Aaron, lo que les hubiera calificado para ser Sumo Sacerdotes de acuerdo a la Ley.

Cuando llegaron a Modín emisarios del rey Antíoco para forzar a la apostasía y para que ofrecieran sacrificios a los ídolos, Matatías se negó diciendo:

-Aunque todos obedezcan al rey, mis hijos y yo seguiremos la Ley de nuestro Dios.

Aún estaba hablando cuando un judío se adelantó a ofrecer sacrificio a los ídolos. Matatías encendido en el celo por el honor de Dios no pudo contenerse y lo degolló sobre el altar.  Inmediatamente se volvió al comisario del rey y lo mató también; destrozó el altar y gritó:

-¡Todo el que mantenga la Alianza que me siga!

Huyeron él y sus hijos a la montaña.  Fueron uniéndosele hombres valientes, fieles a la Ley, que no soportaban las ignominias de Antíoco.

Destruyeron los altares a los dioses falsos que Antíoco había diseminado por todo el país.  Defendieron valientemente la Ley de Dios y obligaron a los judíos apóstatas a irse del país.

         Poco antes de morir Matatías reunió a sus seguidores y los arengó: «No ataquen en sábado; pero si alguno viene a pelear contra nosotros, lucharemos contra él aunque sea el día de reposo; no obren como aquellos hermanos nuestros del desierto, que se dejaron asesinar por guardar el sábado. Sean fuertes, y combatan por nuestro Dios y su Ley».


18.
     ¿Qué sucede cuando muere Matatías?

Matatías había nombrado como su sucesor en 166 aC, al más valiente de sus hijos, Judas, llamado el Macabeo, que significa martillo.  Tenía mucho coraje, era capaz guerrero y asumió la dirección del ejército judío.

Judas Macabeo se enfrentó a viarios generales sirios y logró recuperar la ciudad de Jerusalén y el Templo. 

Con mucho dolor en su corazón vio el Templo desecrado y abandonado, el altar profanado y la hierba creciendo en sus atrios.


19.
    ¿Qué hace Judas Macabeo con relación al Templo?

Ordena la purificación del Templo.  El Templo había sido contaminado y desecrado debido a los altares eregidos a los dioses falsos.  Así que había que purificarlo removiendo todo lo impuro y pagano que había servido para el culto a los ídolos.

Hubo gran celebración con mucha gente, al sonido de arpas, laúdes, címbalos e himnos de alegría por esta victoria de recuperación del Templo y de la re-dedicación del Altar.


Re-dedicación del Templo

2ª Mac 10:
     8.    Por votación pública decidieron que la nación entera de los judíos conmemorara todos los años este acontecimiento.

El festival judío de Hanukah (Janucá) celebra la re-dedicación del Templo, después de la victoria de Judas Macabeo sobre los selúcidos.


20.
    ¿Y Antíoco?

Antíoco había sufrido una buena derrota en Persia y al enterarse de las celebraciones de los judíos, decidió que vengaría su derrota persa con los pobres judíos.

Leer 2 Macabeos 9, 4-28


21.
     ¿Cuál es la principal conclusión sobre el fin de Antíoco Epifanes?

Como vemos la muerte de este rey tan nefasto fue tal como la predijeron los Siete Hermanos.  Caer en la justicia de Dios puede ser horroroso.  Si Antíoco Epifanes, quien causó tantos daños físicos y morales a los judíos, sufrió así para morir, ¡cómo será el Infierno!


22.
     ¿Qué actitud toma el sucesor de Antíoco?

El hijo sucesor de Antíoco envió a sus más fuertes generales a tomar Judea y Jerusalén de nuevo.


23.
     ¿Qué hace Judas Macabeo?

Al ver la dimensión del ejército, Judas Macabeo y su pequeño grupo de guerreros recurrieron a Dios en humilde oración.


Judas Macabeo pidiendo ayuda Dios

2ª Mac 10:
      27.    Terminada la oración, tomaron las armas y se alejaron de la ciudad, pero, cuando llegaron cerca del enemigo, se detuvieron.
      
28.    Apenas salido el sol, se entabló la batalla. Unos llevaban como garantía de éxito y victoria, además de su valor, la confianza en su Señor; otros combatían inspirados por el odio.
     
29.    En lo más encarnizado de la batalla se aparecieron desde el cielo a los enemigos cinco hombres resplandecientes que, montados sobre caballos con bridas de oro, encabezaban a los judíos.  


Los guerreros de Dios

      30.    Rodeando al Macabeo, lo defendían con sus armas, haciéndolo invulnerable, y al mismo  tiempo  lanzaban   flechas  y  rayos contra  los  enemigos,   que  caían  y  se dispersaban en el mayor desorden, heridos de ceguera.


24.    
¿Qué  ayuda  recibió  el  ejército  judío  de parte de Dios?

Fueron Ángeles que luchaban a favor de ellos.  Por ser Ángeles los vieron aparecer desde el cielo, sus caballos con bridas de oro, hacían a Judas invulnerable y atacaban irremediablemente a los enemigos.


25.
     ¿Siempre vencieron los Macabeos?

Las victorias continuaron, ayudados por la asistencia divina.  Pero sucedió algo inusitado en una de las batallas.  Algo que luego ha resultado muy importante para apoyar el dogma de la Iglesia Católica sobre el Purgatorio.

Algunos judíos muertos en batalla, al prepararlos para ser enterrados, se les consiguió amuletos escondidos en sus túnicas.  Cargar amuletos estaba totalmente prohibido por la ley del anatema, la cual les obligaba a destruir todo lo que hubiera servido para rendir culto a ídolos.

Deut 7:
      25.    Ustedes quemarán las imágenes de sus dioses y no codiciarán el oro ni la plata que los recubre. No lo tomes para ti, no sea que te quedes atrapado: debes saber que Yavé lo odia. Nada de esto entrará en tu casa, no sea que te vuelvas maldición, como ello es maldición.
      26.    Los tendrás por cosa abominable, porque, de hecho, son «anatema», o sea, maldición.

Pareció evidente a todos que el motivo de la muerte de estos soldados fue el tener escondido esos fetiches idolátricos y por eso Dios les había quitado su protección.


26.
     ¿Qué hizo Judas Macabeo y los demás?

2ª Mac 12:
      39.    Al día siguiente buscaron a Judas para ir a recoger los cuerpos de los muertos y a sepultarlos con los suyos en los sepulcros de sus padres.
      40.    Bajo la túnica de cada muerto encontraron objetos consagrados a los ídolos de Jamnia, prohibidos por la Ley a los judíos. Comprendieron entonces por qué habían muerto.
      41.    Todos se admiraron de la intervención del Señor, justo juez que saca a luz las acciones más secretas,
      42.    y rezaron al Señor para que perdonara totalmente ese pecado a sus compañeros muertos. El valiente Judas exhortó a sus hombres a que evitaran en adelante tales pecados, pues acababan de ver con sus propios ojos lo que sucedía a los que habían pecado.
      43.    Efectuó entre sus soldados una colecta y entonces envió hasta dos mil monedas de plata a Jerusalén a fin de que allí se ofreciera un sacrificio por el pecado. Todo esto lo hicieron muy bien inspirados por la creencia de la resurrección,   
         44.    pues si no hubieran creído que los compañeros caídos iban a resucitar, habría sido cosa inútil y estúpida orar por ellos.
      45.    Pero creían firmemente en una valiosa recompensa para los que mueren como creyentes; de ahí que su inquietud era santa y de acuerdo con la fe. Esta fue la razón por la cual Judas ofreció este sacrificio por los muertos; para que fueran perdonados de su pecado.
      46.    Por eso mandó hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado.


27.
     ¿Por qué es tan significativo este episodio para la doctrina católica?

Este episodio muestra que desde el Antiguo Testamento los judíos, no sólo creían en la futura resurrección (como también lo muestran las exclamaciones de los siete hermanos), sino que también creían en la oración por los difuntos.

Porque creían que algunos difuntos no estarían en el Infierno, sino en un sitio en que debían purificarse de sus pecados y que los que aún estaban en la tierra podían orar y ofrecer sacrificios por ellos, para que se libraran del estado en que se encontraban. 


28.     ¿Cómo se aplica esto a nuestra vida?

Al morir unas almas van al infierno, a la condenación eterna, pues mueren en pecado mortal y sin arrepentimiento.

Otras pocas van al cielo, a la felicidad eterna, directamente, pues mueren sin pecado y ya purificadas de las consecuencias de los pecados que hayan podido cometer. 

Pero una buena cantidad va al Purgatorio, ese estado/sitio de purificación en que el alma va siendo liberada de los pecados veniales que pueda tener en su conciencia y también de las consecuencias de los pecados mortales ya perdonados, pero que no hayan sido purificados en esta vida, porque  al Cielo “no puede entrar nada manchado” (Ap. 21, 27).


29. 
    ¿Por qué las Biblias Protestantes no tienen los libros de los Macabeos?

Porque a Lutero, que basaba su doctrina en dos pilares sólo la Fe y sólo la Escritura, y además quería eliminar la noción del Purgatorio, no le convenía el contenido de 2 Mac 12, pues allí se muestra con claridad que desde el Antiguo Testamento ya se creía en la oración por los difuntos para ayudar a las almas en su etapa de purificación en el Purgatorio.  Ambas cosas no calzaban con sus novedades teológicas.


30.
     ¿Hay  algún  otro   momento  en  que  haya  habido  ayuda  celestial  especial  para  los Macabeos?

En otra batalla contra el  general selúcido, Nicanor, sucede así:

Leer 2 Macabeos 15, 7-18 y 21-29


31.
     ¿Qué  nos  muestra  este  episodio   con  la  visión  que  tuvo  Judas  Macabeo  del   Sumo Sacerdote Onías y de Jeremías?

La intercesión y la intervención de los Santos en ayuda de los hijos de Dios. 

Debemos tener claro que los Santos intervienen porque Dios así lo desea.  Y también que quien hace los milagros es Dios y no los Santos. 

Una cosa interesante es ver cómo Onías, Sacerdote, que había sido asesinado al comienzo de estas luchas de los Macabeos, estaba en actitud sacerdotal:  con sus manos en alto orando por la comunidad judía.  Conserva los rasgos propios de su oficio.

Y Jeremías, Profeta, muy anterior a Onías, también en oración y especialmente por Jerusalén, la ciudad que él durante su vida acompañó y cuidó de sus habitantes en el momento del Exilio.        


32.
     ¿Cómo fue la muerte de Judas Macabeo?

Judas siguió ganando muchas batallas, pero en una de éstas con un ejército inferior de 25.000 contra sólo 800, perdió la vida, como un valiente y entregado a los designios divinos:

1ª Mac 9:
      10.    «Líbreme Dios de huir ante ellos. Si ha llegado nuestra hora, moriremos como valientes por nuestros hermanos, sin haber manchado nuestra gloria.»
      17.    La lucha se encarnizó y cayeron muchos de uno y otro bando.
      18.    Cayó también Judas y los demás huyeron.
      19.    Jonatán y Simón recogieron a su hermano y lo enterraron en la tumba de sus padres, en Modín.
      20.    Todo el pueblo de Israel estuvo de duelo por él y lo lloró durante muchos días, repitiendo esta lamentación:
      21.    «¡Cómo ha caído el héroe que salvaba a Israel


33.
     ¿Se acaba la historia de los Macabeos con la muerte de Judas?

La guerra de los Macabeos no termina con la muerte de Judas, ya que Jonatán, su hermano, lo sucedió.  Y así se fueron sucediendo tres de los hermanos:  Judas-Jonatán-Simón.

Jonatán, que ya era Sumo Sacerdote, sucede a su hermano Judas, como jefe el ejército.

Jonatán fue asesinado vilmente por los Sirios en 143 aC.  Al morir, el siguiente hermano, Simón, fue elegido como Sumo Sacerdote y como líder de los judíos.

Simón logró liberar totalmente a la nación judía de los Sirios, al derrotar al rey Demetrio en 142 aC., y  como agradecimiento, los Judíos otorgaron de manera hereditaria la dignidad de Príncipe y de Sumo Sacerdote a la familia de Simón.


34.
     ¿Qué  significado  espiritual  podemos ver  en todas estas guerras y batallas?

Nosotros tenemos una guerra continuada contra nuestro Enemigo, el Enemigo de Dios, y su ejército. 

Nosotros luchamos por la salvación de nuestra alma y por la salvación de las almas de otros.  Luchamos contra nuestras inclinaciones al pecado, contra las tentaciones.  Luchamos para no caer en pecado y para salirnos del pecado si lo cometemos.  Así lograremos la victoria de nuestra salvación.

Nuestras armas son la oración, los Sacramentos, la Palabra de Dios.  Y nuestros compañeros de armas son nuestros Ángeles de la Guarda, los Santos del Cielo y muy especialmente la Santísima Virgen María, quien es la Conductora de nuestro Ejército.


35.
     ¿Qué  resultado  tuvo  la  rebelión   y  las guerras de los Macabeos?

La sublevación de los Macabeos tuvo como resultado la formación de la Dinastía Hasmonea (o de los Macabeos), la cual duró desde 165  aC a 63 aC, cuando Roma tomó posesión de Judá.


36.
     ¿Cómo entraron los Romanos  a gobernar Judea?

Los Judíos, divididos por diferencia entre ellos llamaron a los Romanos para que decidieran en una disputa sobre el cargo de Sumo Sacerdote en Jerusalén.  Así entraron a gobernarlos y se quedaron por mucho tiempo.

Los Romanos designaron como gobernador, representante del Emperador, en el año 37 aC a Herodes, un Edomita sanguinario, quien para asegurarse el poder, comenzó matando a todos los descendientes de los Macabeos, entre los que estaba su propia esposa, Mariamne y los dos hijos que tenía de ella. 

También se le conoce por la matanza de los inocentes, con el fin de eliminar al Rey de los Judíos, del que le informaron los Reyes Magos. 

Herodes era, entonces, el Gobernador de Judea para el momento del nacimiento de Jesús.  Como Edomita, Herodes debía recordar la profecía que el Profeta Balaam dio para su pueblo con unos 1200 años de anticipación. Por eso buscaba eliminar todo rastro de un futuro Rey de los Judíos.

Algo veo, pero no es para hoy. A alguien diviso, pero no de cerca. De Jacob se alza una estrella, un bastón de mando surge de Israel, le pega a Moab en la frente y le aplasta la cabeza. Israel se adueña de Edom, hace suya la tierra del enemigo. Porque de Jacob ha salido el Dominador que acaba con el resto de Moab. (Núm 24, 17-19).

Esta cita es importante también en la Liturgia. Se lee en el Tercer Domingo de Adviento Núm 24, 2-7 y 17-17a.


37.
    ¿Nunca más se alejaron de Dios  y  de  la Alianza los judíos?

Los judíos, luego del regreso del Exilio, habían seguido adorando al verdadero Dios sin desviarse.  Esa tendencia se fortaleció en la época de Judas Macabeo, como queda demostrado con los tremendos sacrificios a que fueron capaces de someterse.

Los sucesores de Simón se separaron de Dios y llevaron al pueblo, que siempre estaba inclinado hacia el mal, a una serie de vicios y pecados.

Poco a poco se enfrió y se desfiguró el culto a Dios, porque lo adoraban con sus labios, pero su corazón estaba muy lejos de El. 

Y fueron quedando con una observancia de la Ley  meramente externa, pues no había un deseo interior de cercanía con Dios.


38.
     ¿Cómo es la situación para el tiempo de la llegada del Mesías?

En esta época de la Dinastía Asmonea, surgen las sectas de los Fariseos y los Saduceos, tan presentes en el momento en que Cristo comienza su vida pública.

La vida religiosa de este tiempo estaba dedicada al estudio de la Ley en las Sinagogas.  Los jefes de las Sinagogas eran los Fariseos, pero éstos se concentraron más en la Ley que en la piedad personal.     

Los Fariseos no eran Sacerdotes, sino laicos, que introdujeron nuevas y numerosas (613) doctrinas humanas y preceptos, a los que daban más importancia que a la misma Ley.  Eso era lo que Jesús les reprochaba tan fuertemente.  No tenían pureza de corazón y en su mayoría estaban llenos de orgullo, avaricia, envidia e hipocresía, pero creían en la resurrección. 

Los Saduceos estaban aún más alejados de Dios.  Sólo reconocían como Escritura el Pentateuco (los cinco primeros libros de la Biblia).   Eran Sacerdotes que simpatizaban con el helenismo, por tanto, no apegados a la Ley, pero además, materialistas.  No creían en la inmortalidad del alma, ni en la resurrección; por tanto, tampoco en la vida eterna.  Así buscaban su cielo en este mundo. Los Saduceos eran menos numerosos que los Fariseos, pero eran los líderes políticos. 

Fariseos y Saduceos gobernaban al pueblo judío desde en Sanedrín, que era una asamblea de 71 miembros, presidida por el Sumo Sacerdote que era Saduceo.   Caifás, quien presidía el Sanedrín en el momento del juicio a Jesús, era Saduceo.

Cuando Pablo fue juzgado por el Sanedrín (Hech 23, 6-9) pudo defenderse, planteando el tema de la resurrección en el momento de su juicio.  Así surgieron las diferencias doctrinales entre estas dos sectas.

Hech 23:
      6.    Pablo sabía que una parte de ellos eran saduceos y la otra fariseos. Así que declaró en medio del Sanedrín: «Hermanos, yo soy fariseo e hijo de fariseos. Y ahora me están juzgando a causa de nuestra esperanza, a causa de la resurrección de los muertos.»
      7.    Apenas hizo esta declaración, se originó una gran discusión entre los fariseos y los saduceos, y la asamblea se dividió.
      8.    Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángeles, ni espíritu, mientras que los fariseos admiten todo eso.
      9.    Se armó, pues, un enorme griterío. Algunos maestros de la Ley que eran del partido de los fariseos se pusieron en pie, afirmando: «Nosotros no hallamos nada malo en este hombre. Tal vez le haya hablado un espíritu o un ángel.»
      10.    La discusión se hizo tan violenta que el capitán tuvo miedo de que despedazaran a Pablo. Ordenó, entonces, que vinieran los soldados, sacaran a Pablo de allí y lo llevaran de nuevo a la fortaleza.
      11.    Aquella misma noche el Señor se acercó a Pablo y le dijo: «¡Animo! Así como has dado testimonio de mí aquí en Jerusalén, tendrás que darlo también en Roma.»

Entonces:  estas dos sectas, enemigas acérrimas una de la otra, ejercían mucho poder en el pueblo judío para el momento de la llegada de Cristo.


39.
     ¿Y el resto del mundo?

En el resto del mundo reinaba la idolatría y todas las naciones de la tierra estaban sumidas en corrupción e inmoralidad.

Sin embargo, habían unas cuantas personas y grupos aislados diseminados por aquí y por allá entre las diferentes razas, que esperaban la venida del Redentor del Mundo, única esperanza para el hombre caído.

Debido al Exilio en Babilonia muchas colonias judías se habían formado en medio de los paganos.

Cuando se dividió el Imperio de Alejandro Magno, estas colonias se diseminaron por Egipto, Asia Menor y Grecia, se difundieron por todo el Imperio Romano y llegaron hasta España y el sur de Francia. 

Por historia se sabe que había una buena colonia judía en Roma al momento del Nacimiento de Cristo, pues es conocido que  el Emperador César Augusto recibió a un grupo de 8.000 judíos. 

Donde se instalaban los judíos, construían Sinagogas y casas de oración y, a través de ellos, los paganos pudieron saber del Dios Vivo e Invisible…y de las profecías sobre el Mesías.Muchos paganos inclusive se hicieron judíos.

Al haberse, entonces, diseminado los Judíos por todo el mundo, se fue dando a conocer al Dios Vivo y Verdadero y fue difundiéndose la esperanza de un Redentor.  Así que aún en el mundo pagano había gente que estaba a la espectativa del Salvador que era esperado en Judea.   Ej:  los Reyes Magos.


40. 
    ¿Cómo era la espera del Salvador?

400 Años antes el Profeta Malaquías (último en el Antiguo Testamento) no podía contener su gozo por la proximidad de la venida del Mesías. 

Malaquías anunció a los Sacerdotes del Templo, que éste quedaría cerrado para siempre y que el fuego de sus altares quedaría extinguido, porque sus ofrendas habían dejado de ser agradables a Dios. 

Mal 1:
      7.    Miren, ustedes presentan sobre mi altar alimentos impuros. Ustedes seguramente replicarán: «¿En qué te hemos profanado?» Lo han hecho cuando han pensado que la mesa de Yavé no merece respeto.
     
8.    Cuando ustedes traen para sacrificarla una bestia ciega, o cuando presentan una coja o enferma, ¿creen que actúan bien? Llévasela al gobernador a ver si queda contento o si te recibe bien, dice Yavé de los ejércitos.
     
9.    Así es como ustedes piden a Dios sus favores. Pero, ¿creen ustedes que los atenderá?
      
10.    ¿Quién de ustedes cerrará las puertas del templo para que no vengan más ustedes a encender mi altar inútilmente? Pues ustedes ahora sólo me molestan, les dice Yavé de los Ejércitos, y me desagradan totalmente sus ofrendas.

Sin embargo sólo cuando el paganismo fue totalmente erradicado de las creencias de los Judíos y cuando las Escrituras formaban parte esencial de sus vidas que ellos podían recibir una nueva Revelación.  En ese momento –y sólo en ese momento- el mundo estaba preparado para la venida del Hijo de Dios hecho Hombre, el Redentor.

A medida que pasaba el tiempo, las promesas sobre el Redentor se fueron haciendo más comprensibles.


41.
     ¿Qué es la plenitud de los tiempos?

Es el momento maduro para la llegada del Mesías. De ese momento nos habló después San Pablo:

Gal 4:
     
4.    Pero, cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo, que nació de mujer y fue sometido a la Ley.
      
5.    con el fin de rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que así recibiéramos nuestros derechos como hijos.


42.     ¿Qué quedaba por cumplirse?

        La profecía de Jacob a su hijo Judá.

Gen 49:
      
10.    El cetro no será arrebatado de Judá ni el bastón de mando de entre sus piernas hasta que venga aquél a quien le pertenece y a quien obedecerán los pueblos.

El Mesías vendría de la Tribu de Judá, que es lo que Cristo quiso decir a la Samaritana: la salvación vendría de los judíos (Jn 4, 22).

Ustedes, los samaritanos, adoran lo que no conocen, mientras que nosotros, los judíos, adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos (Jn 4. 22).

Sin embargo muy pocos los judíos pensaban en el Mesías como un Redentor del pecado, que traería la gracia y la verdad. 

Más bien ellos esperaban un Mesías que los liberaría del dominio de Roma y de la tiranía de Herodes, para establecer el reinado terreno de David, e inclusive, agrandar las fronteras de Judea y someter a todas las naciones. 

Los influyentes Fariseos no podían esperar que hubiera más revelación de parte de Dios.  Y que el Mesías fuera para todos los pueblos, Gentiles y Judíos, eso era inconcebible.


44.     ¿Cómo era la espera del Salvador?

Los judíos piadosos oraban para que las nubes llovieran al Justo y para que la tierra brotara al Salvador.  

Isaías 45:
      8.    Que los cielos manden de lo alto, como lluvia, y las nubes descarguen la Justicia. Que se abra la tierra y produzca su fruto, que es la salvación, y al mismo tiempo florezca la justicia, porque soy Yo, Yavé, quien lo envió.


45.
     ¿Qué nos señala esta profecía de Isaías sobre el Mesías?

Su doble naturaleza Divina y humanaLa Divina representada por el Cielo mandando y haciendo llover al Salvador.  Y la humana representada por la tierra haciendo brotar su fruto.

Como Dios, Jesucristo bajará del Cielo y tomará nuestra naturaleza humana en la tierra en el vientre virginal de la Santísima Virgen María.

Cielo y tierra juntos nos darán al Dios-hecho-Hombre, en el cual la tierra es reconciliada con el Cielo.

         Y San Juan al comienzo de su Evangelio nos dirá qué sucedió:

Y la Palabra se hizo carne, habitó entre nosotros, y hemos visto su Gloria: la Gloria que recibe del Padre el Hijo único, en El todo era don amoroso y verdad. (Jn 1, 14)

ORACION

Dios Todopoderoso y Eterno:
muchos judíos
del tiempo de los Macabeos

 fueron martirizados por cumplir tu Ley.

Nosotros debemos cumplir tu Ley
y a veces no lo hacemos.

Fortalécenos, Señor, para decirte sí a Ti y no a lo que no viene de Ti.

Nuestra lucha no es física,
como la de los Macabeos,

es una lucha espiritual
contra los enemigos de nuestra alma.

Ayúdanos, Señor, a ganar las batallas que se nos presenten.

Sabemos que contamos
con tu ayuda directa

y con muchas otras ayudas
que nos envías:

nuestros Ángeles de la Guarda,
los Santos del Cielo
que interceden por nosotros

y tu Madre que nos dirige
y nos acompaña también.

Queremos llegar a la meta
de nuestra lucha que es ganar el Cielo,

el cual has prometido
a los que cumplen tu Voluntad.

Contamos con tu ayuda
en las tentaciones

para decir no al pecado y así no matar
la Vida que Tú das a nuestra alma.

Gracias porque hemos conocido
las cosas que sucedieron

antes de tu venida al mundo, Jesús.
Ahora te esperamos y queremos seguirte en tu paso por nuestra tierra,
para aprender lo que quieres enseñarnos y poder así imitarte a Ti,
que eres Dios hecho Hombre
por nosotros para nuestra salvación.

Gloria al Padre, gloria al Hijo,
gloria al Espíritu Santo.

Amén.

 

buenanueva.net
imprimir
top
homilia.org